ecce homo

Nuestro Señor pide reparaciones para el tiempo de Carnaval.

Del libro El Reinado del Corazón de Jesús (tomo1), escrito por un P. Oblato de María Inmaculada, Capellán de Montmartre. Publicado en Francia en 1897 y traducido por primera vez al Español en 1910. Explicaba Santa Margarita María de Alacoque: “Otra vez, en tiempo de Carnaval, es decir, cerca de cinco semanas, antes del miércoles Leer másNuestro Señor pide reparaciones para el tiempo de Carnaval.[…]

El Corazón de Jesús y el hombre interior

San Juan Pablo II “Doblo las rodillas ante el Padre…, pidiéndole que, de los tesoros de su gloria, os conceda por medio de su Espíritu robusteceros en lo profundo de vuestro ser” (Ef 3, 14-16). Así reza el Apóstol de Cristo con las palabras de la Carta a los Efesios. Estas palabras del Apóstol deseo Leer másEl Corazón de Jesús y el hombre interior[…]

El Corazón de Jesús en la Tradición Cristiana

La devoción al Corazón de Jesús como fue practicada en la Iglesia universal en los últimos tres siglos, estaba relacionada íntimamente con la gran discípula del Sagrado Corazón, Santa Margarita María Alacoque. Los teólogos han sabido siempre que la devoción no era basada en las visiones a ella concedidas, porque las fundaciones verdaderas están contenidas Leer másEl Corazón de Jesús en la Tradición Cristiana[…]

Sagrado Corazón de Jesús

Un Corazón que ama y que sufre, el Corazón de Jesús

Dios tiene corazón. El Dios que Jesucristo nos ha revelado no es un Dios lejano e insensible a nuestras necesidades. Por el contrario, es un Dios cercano, que ha enviado a su Hijo único, para que comparta nuestra existencia y nos haga partícipes de su gloria. Este Dios cristiano no ha tenido otro motivo para Leer másUn Corazón que ama y que sufre, el Corazón de Jesús[…]

Jesús ora en el huerto

Como practicar la mansedumbre de corazón con el prójimo

“Venid a mí todos los que estáis cargados y fatigados, dice, y yo os alivia de. Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y hallaréis el descanso para vuestras almas, porque mi yugo es suave y mi carga ligera.” Este es el divino programa de la Leer másComo practicar la mansedumbre de corazón con el prójimo[…]