La filiación divina y el Corazón de Jesús

Corazón de Cristo, confórtame

Gabriel María Verd, S.J, Meditaciones sobre la oración rítmica “Corazón de Cristo“ Confórtame, Señor; Consuélame, Señor. Tú, que dijiste “felices los que lloran, porque ellos serán consolados” (Mt5,4), Consuela mi corazón en las penas, las tristezas y los dolores de esta vida. Dame en mis padecimientos la secreta alegría de saber que estoy completando en Leer másCorazón de Cristo, confórtame[…]