LA OFENSA A DIOS (III). La misericordia de Dios

Luis María Mendizábal S.J Podemos exclamar: «Tu misericordia es mi fortaleza». Tenemos que refugiarnos en la misericordia del Señor, en el amor misericordioso y tratar de entrar de esa manera en el océano de la misericordia que es el Corazón de Cristo Redentor. Siempre estamos a tiempo de ser santos. Esa impresión que a veces Leer másLA OFENSA A DIOS (III). La misericordia de Dios[…]