El corazón de Jesús y el Corazón Inmaculado de María

SAN JUAN PABLO II, alocución a los participantes en el Simposio Internacional  sobre la Alianza de los Corazones de Jesús y de María, Viernes 26 de septiembre de 1986.

 

Me complace darles la bienvenida a todos ustedes que han participado en el Simposio Internacional sobre la Alianza de los Corazones de Jesús y María que se celebró la semana pasada en Fátima.

El título de su Simposio fue tomado de mis palabras en el ángelus del  15 de septiembre de 1985, cuando hice referencia a esa “admirable alianza de corazones” del Hijo de Dios y de su Madre. De hecho, podemos decir que la devoción al Sagrado Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María ha sido una parte importante del “sensus fidei” del Pueblo de Dios durante los últimos siglos. Estas devociones buscan dirigir nuestra atención a Cristo y al papel de su Madre en el misterio de la Redención y, aunque distintas, están interrelacionadas por la relación perdurable de amor que existe entre el Hijo y su Madre.

 

Se ha hecho mucha investigación sobre la devoción al Sagrado Corazón de Jesús. Por eso, como objetivo específico vuestro os habéis propuesto  reflexionar sobre la devoción al Inmaculado Corazón de María en la perspectiva de la Sagrada Escritura y la Tradición, mientras que os concentrabais, al mismo tiempo,  en el vínculo íntimo que une los corazones de Jesús y su Madre. La devoción al Corazón de María no se remonta a los primeros siglos de la historia cristiana, aunque el Corazón de María se menciona en el Evangelio de Lucas. Hay algunas referencias al Corazón de la Madre de Dios en los comentarios sobre las Escrituras de los Padres de la Iglesia, pero en su mayor parte no fue hasta el siglo XVII que bajo la influencia de San Juan Eudes esta devoción se generalizó. En nuestro propio siglo vemos que el mensaje de Nuestra Señora en Fátima, la consagración del mundo en 1942 al Inmaculado Corazón de María por parte de mi predecesor, el Papa Pío XII, y las iniciativas teológicas como la suya nos han ayudado a apreciar la importancia de esta devoción

 

Es importante notar que el Decreto por el cual el Papa Pío XII instituyó para la Iglesia universal la celebración en honor al Inmaculado Corazón de María establece: “Con esta devoción, la Iglesia rinde el honor debido al Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen María, ya que bajo el símbolo de este Corazón venera con reverencia la santidad eminente y singular de la Madre de Dios y especialmente su amor más ardiente por Dios y Jesús su Hijo y, además, su compasión materna por todos aquellos redimidos por la Sangre divina “.

Por lo tanto, se puede decir que nuestra devoción al Corazón Inmaculado de María expresa nuestra reverencia por su compasión materna tanto por Jesús como por todos nosotros, sus hijos espirituales, mientras estaba al pie de la Cruz.

 

Presenté esta misma idea en mi primera Encíclica Redemptor Hominis “, en la que señalé que desde el primer momento de la Encarnación Redentora,” bajo la influencia especial del Espíritu Santo, el Corazón de María, el corazón de una virgen y una madre, acompañó siempre la obra de su Hijo y se ha dirigido  a todos aquellos a quienes Cristo ha abrazado y continúa abrazando con un amor inagotable”.

 

En el Corazón de María vemos simbolizada su amor maternal, su singular santidad y su papel central en la misión redentora de su Hijo. Es con respecto a su papel especial en la misión de su Hijo que la devoción al Corazón de María tiene una importancia primordial, ya que a través del amor de su Hijo y de toda la humanidad, ella ejerce como instrumento que nos lleva  a Él. El acto de confiar al Inmaculado Corazón de María que realicé solemnemente en Fátima el 13 de mayo de 1982 y una vez más el 25 de marzo de 1984 al concluir el Año Santo Extraordinario de la Redención, se basa en esta verdad sobre la maternidad de María. El amor y el papel intercesor particular. Si nos dirigimos al Corazón Inmaculado de María, ella seguramente nos ayudará a vencer la amenaza del mal, que tan fácilmente se arraiga en los corazones de la gente de hoy, y cuyos efectos inconmensurables ya pesan sobre nuestro mundo moderno y parecen bloquear el  camino hacia el futuro”.

 

Nuestro acto de consagración se refiere en última instancia al Corazón de su Hijo, porque como Madre de Cristo, ella está totalmente unida a su misión redentora. Como en las bodas  de Caná, cuando ella dijo “Haced lo que él os diga “, María dirige todas las cosas a su Hijo, quien responde a nuestras oraciones y perdona nuestros pecados. Así, al consagrarnos  al Corazón de María, descubrimos un camino seguro hacia el Sagrado Corazón de Jesús, símbolo del amor misericordioso de nuestro Salvador.

 

El acto de confiarnos al Corazón de Nuestra Señora establece una relación de amor con ella en la que le dedicamos todo lo que tenemos y somos. Esta consagración se practica esencialmente por una vida de gracia, de pureza, de oración, de penitencia que se une al cumplimiento de todos los deberes de un cristiano, y de reparación por nuestros pecados y los pecados del mundo.

Mis queridos amigos, los aliento a continuar sus esfuerzos académicos para promover entre el Pueblo de Dios un mejor entendimiento de la devoción a los corazones del Hijo y de su Madre.

Les  agradezco su presencia aquí y os prometo mis oraciones por sus valiosos esfuerzos. En el amor de los Corazones de Jesús y María, imparto a todos ustedes mi bendición apostólica.