Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza

Juan Pablo II

             Nos encontramos reunidos para venerar ese momento único en la historia del universo en el que Dios-Hijo se hace hombre bajo el Corazón de la Virgen de Nazaret. Es el momento de la Anunciación que refleja la oración del Ángelus Dómini: “concebirás en tu seno y darás a luz un hijo, a quien podrás por nombre Jesús. Él será… llamado Hijo del Altísimo. María dice: hágase en mí según tu palabra” (Lc 1,31 -32 .38).

Y desde aquel momento su corazón se prepara para acoger al Dios-Hombre: ¡Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza!

Nos unimos con la Madre de Dios para adorar a este Corazón del Hombre que mediante el misterio de la unión hipostática (unión de las naturalezas) es, al mismo tiempo, el Corazón de Dios. Tributamos a Dios la adoración debida al Corazón de Cristo Jesús desde el primer momento de su concepción en el seno de la Virgen.

Junto con María le Tributamos la misma adoración en el momento del nacimiento, cuando vino al mundo en la extrema pobreza de Belén. Le Tributamos la misma adoración, junto con María durante todos los días de su vida oculta en Nazaret, durante todos los días y los años en los que cumple su servicio mesiánico en Israel. Y cuando llega el tiempo de la pasión, del despojo, de la humillación y del oprobio de la cruz, nos unimos todavía más ardientemente al Corazón de la Madre para gritar: ¡Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza!

Nosotros “no nos gloria lleguemos a no ser en la cruz de nuestro Señor Jesucristo” (Cf. Gal 6,14), Escribirá san Pablo, mientras san Juan enseña: “Dios es amor” (1 Jn 4,8).

Jesucristo está en la gloria de Dios Padre. De esta gloria el Padre rodeó en el Espíritu Santo el Corazón de su Hijo glorificado. Esta gloria anuncia en los siglos la asunción al cielo del Corazón de su Madre. Y todos nosotros nos unimos con Ella para confesar: Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza, ten piedad de nosotros.

  1. Jesucristo, manso y humilde de Corazón.
  2. Haz nuestro Corazón semejante al tuyo.

Oración

Dios todopoderoso: al venerar el Corazón de tu Hijo Unigénito, recordamos los beneficios de tu amor para con nosotros; concédenos recibir de esta fuente divina una inagotable abundancia de gracias.

Por Jesucristo nuestro Señor. Amén