El Corazón de Jesús y de María en la consagración del mundo

San Juan Pablo II, homilía pronunciada en Fátima, 13/5/1982.

Cristo dijo en la cruz: “Mujer, he ahí a tu hijo”. Con esta palabra abre el Corazón de su Madre de una manera nueva. Poco después, la lanza del soldado romano perforó el costado del Crucificado. Aquel Corazón traspasado se ha convertido en el signo de la redención que se logra mediante la muerte del Cordero de Dios.

El Corazón Inmaculado de María, abierto por la palabra: “Mujer, he ahí a tu hijo”, se encuentra espiritualmente en el Corazón del Hijo abierto por la lanza del soldado. El Corazón de María ha sido abierto por el mismo amor hacia el hombre y el mundo, con el cual Cristo amó al hombre y al mundo, ofreciéndose en la Cruz por ellos, hasta aquella  lanzada  del soldado.

Consagrar el mundo al Inmaculado Corazón de María significa acercarnos, a través de la intercesión de la Madre, a la misma Fuente de Vida, nacida en Gólgota. Este manantial fluye incesablemente con la redención y la gracia. Se realiza continuamente en Él la redención por los pecados del mundo. Él es incesantemente una fuente de vida nueva  y santidad.

Consagrar el mundo al Inmaculado Corazón de la Madre significa regresar a la Cruz del Hijo. Más aún: significa consagrar este mundo al Corazón del Salvador traspasado, devolviéndolo a la fuente misma de su Redención. La redención es siempre mayor que el pecado del hombre y el “pecado del mundo”. El poder de la Redención supera infinitamente toda la gama del mal, que está en el hombre y en el mundo.

El Corazón de la Madre es consciente de ello, como nadie más en todo el cosmos, visible e invisible.

Y por esto llama.

No solo llama a la conversión, nos llama para que nos dejemos ayudar por ella , que es Madre, y así volver nuevamente a la fuente de la Redención.

Consagrarse a María significa dejarse ser ayudado por ella para ofrecernos a nosotros mismos y a la humanidad a aquel que es  Santo, infinitamente Santo; para ser ayudado por ella, recurriendo a su Corazón Materno, abierto bajo la cruz al amor de todo hombre, al mundo entero, para ofrecerle al mundo, al hombre, a la humanidad y a todas las naciones, a Él. La santidad de Dios se manifestó en la redención del hombre, del mundo, de toda la humanidad, de las naciones: la redención que tuvo lugar a través del sacrificio de la cruz. “Yo por  ellos me consagro”, había dicho Jesús (Jn 17.19).

Con la fuerza  de la redención el mundo y el hombre han sido consagrados. Han sido consagrados a Aquel que es infinitamente Santo. Han sido ofrecidos y confiados al Amor mismo, al Amor Misericordioso.

La Madre de Cristo nos llama y nos invita a unirnos a la Iglesia de Dios viva en esta consagración del mundo, en esta tarea a través de la cual el mundo, la humanidad, las naciones, todos los hombres individuales se ofrecen al Padre Eterno con la fuerza  de la Redención de Cristo. Se ofrecen en el Corazón del Redentor traspasado  en la Cruz.

La Madre del Redentor nos llama, nos invita y nos ayuda a unirnos a esta consagración, a esta tarea del mundo. De hecho, nos encontraremos lo más cerca posible del Corazón de Cristo traspasado en la Cruz.

El contenido de la llamada  de la Señora de Fátima está tan profundamente arraigado en el Evangelio y en toda la Tradición que la Iglesia se siente comprometida con este mensaje.

La misma Iglesia ha dado una respuesta por medio del Siervo de Dios Pío XII (cuya ordenación episcopal se llevó a cabo precisamente el 13 de mayo de 1917), quien deseaba consagrar a la raza humana y especialmente a los pueblos de Rusia al Inmaculado Corazón de María. Con esa consagración, ¿no satisfizo la elocuencia evangélica de la llamada  de Fátima?

El Concilio Vaticano II, en la Constitución dogmática sobre la Iglesia Lumen Gentium y en la constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo contemporáneo Gaudium et Spes, ha ilustrado ampliamente las razones del vínculo que une a la Iglesia con el mundo de hoy. Al mismo tiempo, su enseñanza sobre la presencia particular de María en el misterio de Cristo y de la Iglesia ha madurado en el acto con el cual Pablo VI, llamando a  María “Madre” de la Iglesia, indicó de manera más profunda el carácter de su unión con la Iglesia y su preocupación por el mundo, por la humanidad, por cada ser humano, por todas las naciones: su maternidad.

De esta manera, se profundiza aún más la comprensión del significado de la consagración, que la Iglesia está llamada a hacer, recurriendo a  la ayuda del Corazón de la Madre de Cristo y Madre nuestra.

¿Cómo se presenta hoy ante la Madre del hijo de Dios, en su santuario de Fátima, Juan Pablo segundo, sucesor de Pedro, imidador de la obra de Pio, de Juan, de Pablo y, sobre todo, heredero del  Concilio Vaticano II?

Se presenta, repitiendo  con inquietud la llamada materna  a la penitencia, a la conversión: la ardiente llamada  del Corazón de María que resonó en Fátima hace sesenta y cinco años. Sí, lo repite  con inquietud en su corazón, porque ve cuántos hombres y cuántas sociedades, cuántos cristianos, han ido en dirección opuesta a la indicada por el mensaje de Fátima. ¡El pecado ha ganado un derecho de ciudadanía tan fuerte en el mundo y la negación de Dios se ha extendido tanto en las ideologías humanas, las concepciones y los programas!

Pero precisamente por esta razón, la invitación evangélica a la penitencia y la conversión, pronunciada con las palabras de la Madre, es siempre actual. Incluso más actual que hace sesenta y cinco años. Y aún más urgente. Por lo tanto, se convierte en el tema del próximo Sínodo de los Obispos, en el próximo año, el Sínodo al que ya nos estamos preparando.

El sucesor de Pedro también se presenta aquí como testigo del inmenso sufrimiento del hombre, como testigo de las amenazas casi apocalípticas que se ciernen sobre las naciones y la humanidad. Trata de abrazar estos sufrimientos con su débil corazón humano, mientras enfrenta el misterio del Corazón de la Madre, del Inmaculado Corazón de María.

En nombre de estos sufrimientos, con la conciencia del mal que se propaga en el mundo y amenaza al hombre, a las naciones, a la humanidad, el sucesor de Pedro se presenta aquí con una mayor fe en la redención del mundo, en este Amor salvífico que siempre es más fuerte, cada vez más poderoso que todo mal.

Si, por lo tanto, el corazón se siente oprimido  por el sentido del pecado del mundo y por el rango de amenazas que se espesan en la humanidad, este mismo corazón humano se expande en esperanza con el cumplimiento una vez más de lo que mis antecesores ya han hecho: esto es, consagrar  al  mundo al  Corazón de la Madre, especialmente consagra a aquellos pueblos que los necesitan particularmente. Este acto significa consagrar el mundo a Aquel que es santidad infinita. Esta santidad significa redención, significa amor más poderoso que el mal.

Nunca “ningún pecado del mundo” puede vencer este Amor.

Una vez mas. Efectivamente, la llamada de María Lourdes para una sola  una vez. Está abierto a las nuevas generaciones, para ser correspondida de acuerdo con los   “signos de los tiempos” siempre nuevos. Debemos volver incesantemente a está llamada. Siempre hay que retomar la  de nuevo.