Junio, mes del Sagrado Corazón de Jesús día 22

Día  22 de Junio: Libraste  mis cadenas

Pasaje evangélico:

“El Espíritu del Señor Me un giro para dar esta buena noticia a los afligidos; me envió para predicar a los cautivos su libertad; para poner en libertad a los oprimidos; enseñar a ver a los ciegos, para anunciar que es llegado el tiempo del perdón y la gratitud de Dios… Hoy se ha cumplido este escritura que acabáis de oír. Los ojos de todos los presentes estaban fijos en él” Lucas, 4, 18 y 21.

Oración diaria:

Estoy libre, Señor. Tú me has liberado. Quitaste es mi grilletes, y me siento libre y liberado libre, porque soy dirigido por el libre soplo de tu espíritu. Liberado, por qué no odio, no vivo Resentido, no anidan venganzas en mi corazón. Así ya estoy en tu reino, estoy salvado para siempre. Mis ojos estaban fijos en Ti. No para criticarte, no por envidia o rabia, que eso es estar preso. Sino para huir tu palabra liberadora y para seguirla por los senderos de la libertad. Esta senda que se hace al andar, al andar sin vereda hacia el horizonte dónde estás Tú. Donde estaba el azul intenso del amor. Ando libre de trochas pero lleno de la responsabilidad del amor. Gracias, Señor, por dejarme volar. Que me pierda, Señor, en los abismos de la vida y me libre de la prisión del que no te conoce, del que no creen Ti, en tu palabra liberadora. Amén.

(petición )

Pensemos en algún devoto del Corazón de Jesús:

Santa Rafaela María del Sagrado Corazón. Es la fundadora, con su Hermana la Madre María del pilar, el Instituto de las Esclavas del Sagrado Corazón (1887). Esta cordobesa de Pedro Abad nunca renunció al nombre, ya sea de Reparadoras ya de Esclavas, pero siempre del Sagrado Corazón. Su instituto está dedicado al “amor inmenso que Jesucristo nos tiene”. Y a “desagraviar las ofensas que el Corazón de Jesús recibe”, según los primeros estatutos . Define su vocación como “ el interés que al divino Corazón devoraba de la salvación de las almas “. Su otro fin es “el amor verdadero a Jesús Sacramentado” , a ese Dios inmenso que ahora lo poseemos en el Santísimo Sacramento Y bien de todos los días a nuestro corazón . Su actividad apostólica es universal como la Iglesia y basada en que “todos conozcan y amena Cristo”. Sus constituciones afirman que “Cristo sigue sufriendo pobreza, opresión y desamor” en los hombres. “La contemplación del mundo, roto por el pecado, nos urge a proclamar la liberación del evangelio”. “ la Eucaristía es fermento de fraternidad” universal . Esta hermosa mujer, de rostro rendimiento y sonriente murieron Roma del año Santo de 1925 , poco conocida por sus hijas jóvenes

Oración de todos los días: “de San Ignacio de Loyola“

 

Tomad, Señor, y recibid

toda mi libertad,

mi memoria, mi entendimiento

y toda mi voluntad;

todo mi haber y mi poseer.

Vos me lo disteis, a vos, Señor, lo torno.

Todo es vuestro.

Disponed a vuestra voluntad.

Dadme vuestro amor y gracia,

Que esto me basta.

(San Ignacio de Loyola. En los ejercicios espirituales, Manresa, 1522 y Roma, 1544)

 

Consagración al Corazón de Jesús:

 

 

Hagamos la con estas estrofas de Santa Teresa de Ávila (+1582 ):

“ Vuestra soy, para vos nací:

¿Qué queréis hacer de mí?

 

Dadme muerte, dadme vida;

Dar salud o enfermedad,

Honra o deshonra me dad;

Dadme guerra o paz crecida,

Flaqueza o fuerza cumplida,

Que a todo digo que sí:

¿Qué queréis hacer de mí?

 

Dadme riqueza o pobreza ,

Dad consuelo desconsuelo,

Dadme alegría o tristeza,

Dadme infierno dadme cielo,

Vida dulce, sol sin velo:

Pues del todo me rendí,

¿Qué queréis hacer de mí ?

 

Si queréis que este holgando,

Quiero por amor olgar;

Si me mandáis trabajar;

morir quiero trabajando:

decid dónde, cómo y cuándo;

en decid, dulce amor; decid:

¿Qué queréis hacer de mí ?

Salmo 69.21: las ofensas  me han roto el corazón; ¡estoy sin ánimo ni fuerzas! En vano he buscado quien me consuele y comparezca.

Cantó final:

Cantemos al amor de los amores …

Sagrado Corazón de Jesús en Vos confío.